PALAS DE PLAYA PERSONALIZADAS

Si no puedes dejar de hacer deporte ni en la playa, las palas serán tu fiel compañía durante las vacaciones de sol y buen tiempo. Desde Tarifa and Company te recomendamos Rafaello, una empresa española que fabrica y diseña palas profesionales y únicas.

palas-personalizadas

Todas las palas son hechas en España con madera tropical de importación de baja densidad que permite hacerlas más ligeras y manejables. Una vez fabricada la pala, se cubre la madera con un aceite que la protege de los efectos del sol y del agua del mar.

Lo que más nos gusta en Tarifa and Company es, cómo no, que las palas se pueden personalizar para otorgarle el toque de exclusividad. El proceso es muy simple. Primero tienes que seleccionar la pala o palas que deseas comprar entre su catálogo y, añadir al carrito la opción de personalización. Durante el proceso de compra te permitirá añadir un nombre a cada pala.

hecho_a_mano

Pero también puedes optar por un modelo más especial y personalizado, ya que diseñan y desarrollan proyectos a medida. Esta opción incluye desde la elaboración de una forma o perforación concreta en la pala, hasta el grabado de logotipos, imágenes o fotografías mediante una técnica láser o pirograbado.

Gracias a esta última técnica se consigue una mayor durabilidad de la personalización, además de otorgarle un toque estético muy llamativo al diseño debido al ligero hendido en la madera de color oscuro.

personalizado

Ya sabes, enfúndate en tus TARIFA y disfruta del verano de una manera diferente. Make it. Wear it.

KITESURF EN TARIFA… UNA BREVE HISTORIA

Las playas de Tarifa se han convertido en los últimos años en un escenario habitual de kitesurfistas, deportistas amantes de esta variedad del surf que, ayudados por una cometa, se deslizan por el agua surcando las olas con hábiles maniobras. Pero, ¿dónde y cuándo surge esta modalidad?

TARIFA_kitesurf1

Aunque el deporte del kitesurf tiene una historia muy reciente, el uso de cometas con propulsores se remontan a las civilizaciones chinas e indonesias (siglo XII). Sin embargo, no es hasta 1977 cuando Gijsbertus Adrianus Panhuise patenta un sistema de navegación sobre una tabla de surf traccionada por una especie de paracaídas. 15 años después, los hermanos Legaignoux presentan oficialmente el primer kitesurf, muy similar a los que se encuentran hoy en día en el mercado.

El hecho histórico que más se relaciona con la creación del Kitesurf se da en los 80, como respuesta a la necesidad de buscar una alternativa a la práctica del Windsurf en torneos en los que las condiciones del viento no eran suficientes para su desarrollo. En 1985, los hermanos Dominique y de Bruno Legaignoux, inspirados en un catamarán impulsado por una cometa presentaron su primera patente con la que navegaban con un prototipo de cometa de costillas inflables, deslizándose con esquíes sobre el agua. Éstos fueron rápidamente reemplazados por tablas de surf con fijaciones y, en 1995 Neil Pryde apostó por ellos y sacaron juntos los primeros kites con la marca Wipika. El kitesurf ya era una realidad.

TARIFA_kitesurf2

Unos años más tarde, este deporte se instauró en las playas de Tarifa, que estaban inundadas por windsurfistas. Nacho Yuste, junto a Jaime Herraiz ‘Oru’, fueron unos de los primeros en intentar hacer un hueco a sus cometas entre ellos.

Al principio, las cometas sólo tenían dos líneas y aún no existían sistemas de seguridad para quitarle potencia a la cometa. Poco a poco, los sistemas fueron mejorando. Joan Ubide fue en 2005 a visitar a Nacho a Tarifa para enseñarle la primera Cabrinha Crossbow. Le gustó hasta tal punto que decidió montar una escuela en Tarifa, Kite Obsession, la primera en usar esas cometas.

Paralelamente en Tarifa comenzaron a abrir muchos talleres de tablas para kitesurf como Fly Cat, No Work Team, Fun Works, Nomad, Rikishapes, Tad… Todo esto hizo que el kitesurf pasase de ser un deporte de riesgo a un deporte seguro para todo el mundo y ayudarle a convertirse en la sensación de libertad que hoy produce a sus practicantes. ¡Coge la cometa!

TARIFA_kitesurf3

3 DESTINOS PARA BUCEAR

Los deportes acuáticos no siempre requieren de playas idílicas, fuertes vientos o cuerpos esculturales. Lejos de todo ello y para los amantes de las naturaleza, el submarinismo te llevará a rincones de ensueño en lo más profundo del mar.

En TARIFA and COMPANY os dejamos una lista de lugares altamente recomendables para aventurarse en un viaje a las profundidades.

Arrecife de Coral en Eilat, Israel. Situado en el extremo norte del Mar Rojo, cuenta con arrecifes de coral de gran belleza y un mundo submarino increíble, con cientos de variedades de peces y otras formas de vida marina.

Eilat-Israel

Sus condiciones del agua son excelentes durante todo el año con temperaturas constantes entre los 21 y los 25ºC y aguas cristalinas que permiten de 20 a 30 metros de visibilidad media.

El buceo se realiza desde la orilla o en barco, con sitios que van desde jardines de coral poco profundos hasta inmersiones de deriva y pared. También se bucea en barcos hundidos y el buceo nocturno es algo que no hay que perderse.

El gran agujero azul de Belize. En el centro del atolón Lighthouse Reef encontramos este espectacular agujero de piedra caliza con profundidades de 400 metros. Considerado por Jacques Cousteau como uno de los mejores lugares para bucear del mundo, el gran agujero es un imán para los buceadores más intrépidos.

big-hole-belice

Entre sus estalactitas, estalagmitas y columnas podrás disfrutar de una fascinante vida marina formada por esponjas de mar, barracudas, corales y una gran cantidad de tiburones que patrullan el borde del agujero.

Gran Barrera de Coral, Australia. Esta maravilla que ocupa más de 2.000 kilómetros a lo largo de la costa de Queensland, es considerado el organismo vivo más grande del mundo.

coral-reef-australia

Sus aguas esconden un auténtico tesoro de vida marina con más de 4.000 especies de peces y la mayor diversidad de algas marinas del mundo. Podrás disfrutar buceando entre los cañones de coral repletos de tortugas, estrellas de mar y corales de todos los colores del arco iris.

¡En cualquier época del año, ponte el traje de baño y disfruta practicando el buceo!